Los 3 ejes de la Programación para Banda

 

Juan Conill, profesor del Título Especialista Universitario en Dirección de Banda que Florida Universitària ofrece junto con Edukamus, impartió el webinar ‘Los tres ejes de la Programación para Banda’. Conill explicó su experiencia como director de banda durante más de 15 años y especialización en la Dirección de Bandas de Música, en su gestión y en su programación.

Conill empezó el seminario situando los tres tipos de formación en el mundo de las bandas: la banda amateur, de músicos de varios niveles y edades; la banda educativa, de músicos que están aprendiendo en los conservatorios, y la banda profesional, de músicos profesionales donde se presupone que el nivel de todos es el mismo. También contó que existen tres ejes: el social, el pedagógico (donde didáctica y la educación es primordial) y el artístico (que implica llevar a la música a su máximo esplendor)

Los tipos de agrupaciones y los ejes están interrelacionados. En cualquiera de las tres agrupaciones, no hay que olvidar los otros ejes, pero sí tener claro cuál hay que potenciar. El maestro Conill destacó que el trabajo del director “conlleva una responsabilidad ya que de él depende el trabajo de todas las personas de la banda. Según su punto de vista hay que tener en cuenta varios aspectos a la hora de elegir un repertorio: los aspectos técnicos, es decir qué obras puede tocar la banda en función del nivel de los músicos o cómo se implican con los proyectos; el tiempo que tengan para ensayar y la dificultad del repertorio escogido.

Es importante también el aspecto cultural y artístico: la programación debe ser variada, no puede ser siempre el mismo repertorio. Eso va a suponer en determinados momentos romper tradiciones y no hacer siempre el mismo concierto año tras año. El director tiene que atreverse a variar e innovar.

También hay que tener en cuenta el aspecto social y económico de la banda. El director tiene que ser consciente del presupuesto que dispone y las necesidades que exigen determinadas obras para seleccionarlas o no.

Finalizó la sesión dando algunas ideas clave como que el director está al servicio de la banda, y no al revés. “Hay que programar el repertorio en función de la banda que se va a dirigir y no en función a las expectativas del director, lo importante es el grupo”, añadía. También recomendó programar conciertos por temáticas puesto que esto ayuda a conectar al público con los músicos. “A la hora de programar un repertorio recomienda seleccionar 3 niveles de las obras: una que la banda pueda dominar rápido, otra que les motive y otra con un nivel de dificultad alto, aun sabiendo que no van a llegar a dominarla hasta casi el día del concierto, pero que les va a producir satisfacción de conseguirlo. Pensar tres dificultades en el mismo repertorio le da coherencia al concierto”.

Share This